Xi´An, la antigua capital China.


Llegamos a una de las ciudades más grandes y más importantes de todo China.
 

Desde el aeropuerto de Xi´an nos tomamos un shuttle bus hasta uno de los hoteles más grades y caros de la ciudad y después un tuk tuk.  

Si en China también hay Tuk Tuk como en Tailandia, pero estos fueron más amigables y hasta se podía regatear el precio con ellos. 

El señor que nos tocó a nosotros, tendría más de 80 años, pero tenía más fuerzas en las piernas que Messi y Cristiano juntos. Acá los tuk tuk son bicicletas a diferencia de los de Tailandia que en muchos casos son a motor. El señor nos metía en plenas avenidas rodeados de autos y camiones, pero él iba tranquilo sabiendo que nada iba a pasar. Fue todo un desafío subirnos nosotros dos más las mochilas todo en un mini espacio pero después de unos 15-20 minutos llegamos al hostel que habíamos reservado sanos y salvos. 

 Ya desde el tuk tuk y eso que era de noche, la ciudad nos estaba pareciendo muy linda, y más cuando vimos la puerta de entrada. 

Todo el hostel estaba ambientando y era como si estuviéramos en uno de esos palacios chinos de la antigüedad, con esas puertas gigantes con miles de dibujos y cosas raras en las puertas, pisos de madera y ambiente super relajado.  


La ciudad de Xi´an es la más antigua de las 4 capitales antiguas que tuvo China a lo largo de toda su dinastía 

Ya descansados la mañana siguiente salimos a descubrir la ciudad y nos encontramos que estábamos dentro del territorio que esta bordeado por la Gran Muralla China en Xi´an.  

Si además de la famosa de Beijing, en China existen otras murallas. 

Caminando unos pasos desde el hostel donde estábamos podíamos ver La Torre de la Campana. Es una torre que en la antigüedad servía como puesto de vigilancia por su ubicación estratégica en la entrada de la ciudad para avisar el ataque de los enemigos. 

Hoy en día por la noche, a eso de las 8 de la noche, se hace escuchar las campanas de la torre, pero no hay ningún tipo de conflicto. Recomiendo visitar o pasar por el lugar tanto de día como de noche para notar la hermosa iluminación que tiene la torre y toda la rotonda que se creó alrededor de la misma. 

En la misma dirección de la torre, a ambos lados de la calle principal, te vas a encontrar con una gran cantidad de negocios de venta de ropa. Nosotros encontramos uno que vendía ropa y zapatillas adidas a muy bien precio. Maru después de pensarlo y pasar más de 10 veces por la puerta finalmente se decidió a comprarse un par de zapatillas.  

Caminando unos 15-20 minutos llegamos al tan famoso y conocido Barrio Musulmán en Xi´an. ¿Como te vas a dar cuenta que es el lugar correcto? Primero por la cantidad de turistas y no turistas que van a estar yendo y viniendo y después por el olor a comida y especias que vas a sentir desde lejos. 


Creo que es uno de los mejores mercados callejeros que visitamos en todo el viaje. Estuvimos en el de Chiang Mai, en Hanoi, pero este respecto a la comida se lleva el primer puesto. 

En el mercado vas a ver a los carniceros trabajando al aire libre, sacándole toda la carne a los animales, también podés encontrarte con los que hacen unas especies de golosinas, que están estirando la masa en el medio de la calle. Los panaderos que hacen unos panes saborizados con semillas exquisitos, pero la mejor comida que podés encontrar y que encontramos en todos los mercados, son los sándwiches de carne desmechada con una salsa metida dentro de una especie de pan árabe, que tranquilamente podés comerte 5 de esos sin problema. Son tan ricos que, a la hora de comer, son prácticamente el único puesto donde hay que esperar por la cantidad de gente que quiere comerlos. Como ya sabe, cada vez que encontramos un lugar donde se puede comer bien, rico y barato, nos hacemos fanáticos y volvemos una y mil veces. 

 Una de las tardes que estábamos en la ciudad, decidimos subir a muralla. Sabíamos que si queríamos dar toda la vuelta a la muralla iba a ser complicado caminándola ya que toda la vuelta son unos 14 kilómetros, por lo que decidimos ahí arriba alquilar unas bicis para darle le vuelta. 

En cada una de las 4 puntas de la muralla, que es de forma rectangular, todavía se pueden encontrar, claro modificadas y arregladas, las torres de vigilancia que existían desde hace siglos. 


Nosotros empezamos la vuelta a la torre de día y a medida que estábamos arriba se fue haciendo de noche. 

Estuvo bueno ya que al no tener la gran cantidad de turistas como la otra muralla se puede disfrutar de la misma sin gente alrededor invadiendo tu espacio todo el tiempo. 

  Otro día nos fuimos a conocer a los guerreros de terracota, pero eso viene en otra historia. 

 

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario