Vientiane, la capital de Laos. 

  

En el ranking de capitales silenciosas de todo el mundo seguramente Vientiane está en el puesto número 1. 

 Después de un viaje de unas 4 horas desde Vang Vieng llegamos a Vientiane. 

 No teníamos mucha idea de la ciudad, que atractivos tenia, que lugares visitar, o que hacer, pero bueno, siempre esas son las mejores excusas que nos ponemos para ir a conocer un lugar nuevo. 

 Nos quedamos gracias a un canje en un super hotel donde nos dieron una habitación en un piso ejecutivo. No lo podíamos creer, todas personas entrando con traje corbata y nosotros llegando al super hotel y pasando a la zona vip con las mochilas y en ojotas. Lo más genial de todo eran los enormes desayunos intercontinentales que tenía el hotel, al igual que su pileta.  

Como somos nuevos en estos de estar en hoteles importantes tardamos un par de días en darnos cuenta que cerca de las 6 de la tarde, en la zona nuestra por ser “vip” había una especie de pre-cena donde podías comer un montón de cosas ricas. Obviamente que nosotros lo usamos como previa cena y post. Todo sea por ahorrar un poco y seguir viajando. 

 Los días en la ciudad los dedicamos a disfrutar del hotel y como quedaba un poco alejado del centro de la ciudad después de recargar energías para todo el día salíamos a caminar para conocer su encanto. Admito que alguna que otra vez nos guardamos un poco de pan y fiambre para hacer unos sándwiches y ahorrar el almuerzo. 

Al ser una ciudad capital la mayoría de los edificios de gobierno están aquí.  

Calles casi vacías y en silencio que contrarrestaran con edificios inmensos. No sabemos por dónde y cómo hace la gente para caminar, porque en cualquier horario que la visitamos era igual a una ciudad de esas que aparecen en las películas del oeste donde se puede ver el pasto rodando cuando sopla el viento. 

Fue tanto la influencia francesa en la zona que en el medio de una rotonda en el medio de la ciudad hay una réplica del arco del triunfo que se puede ver en Paris. El monumento fue creado en honor a aquellos que pelearon en la guerra para la independencia de Laos vs Francia. Su nombre es Patuxai Victory Monument’s. 

También aprovechamos para hacer un par de tramites previo al viaje a Vietnam que se nos venía en unos próximos días. 

Sacamos fotos carnet para la visa. 

Imprimimos los papeles para presentar y disfrutamos de nuevo de la comida y de la pileta del hotel. 
 
La verdad que Vientiane es una de esas ciudades que no se si volvería pero por lo menos me saque las ganas de conocer. 

¡JUNTA MILLAS!
Sumate a las novedades viajeras por mail

Deja un comentario