Un día en la Toscana


Mas o menos a unos 40 minutos en tren desde Siena, llegamos al pueblo de San 
Gimignano en la región de la Toscana. 

El pueblo está en el medio del campo, rodeado de viñedos y de unos montes muy lindos. 

Si decíamos que en Siena nos sentíamos como en una película medieval, en San Gemignano, fue como estar viviendo muchos cientos de siglos atrás, aunque sea por unas pocas horas que estuvimos. 


Todas las construcciones de la ciudad son de piedra. Muchas calles con subidas y bajadas muy importantes, la anchura de la misma con suerte un auto pasa pidiendo permiso. 

Todo el pueblo esta tal cual me imagino que sería varios siglos atrás.  

Si caminas un poco más alejado del centro hay una especie de mirador que en realidad son las torres de los puestos de vigilancia que quedaron de la época 
Desde ahí arriba se puede ver todo el pueblo y todos los alrededores del mismo. 


Estar ahí arriba te hace viajar en el tiempo y sentirte como una de esas personas que estuvo viviendo en esa época e imaginarte estando en la torre mirando para todos lados controlando que no llegue ningún ejercito enemigo por ningún lado. 
 
Claramente el ritmo de vida que se tiene se sigue manteniendo no importa que hayan pasado tantos siglos. Mucha tranquilidad, silencio. Mismas costumbres, como la de colgar la ropa desde la ventana en el medio de la calle. Los negocios no tienen un horario determinado para abrir, bueno si lo tienen, pero abren cuando tienen ganas los dueños. 
 
Estos días que estuvimos recorriendo tanto Siena como ahora en San Gimignano, nos sirvieron para bajar el ritmo de viaje, para tomar un empujón y prepararnos para si una vez listos, llega a la ciudad que tanto escuche hablar y que es la favorita en el mundo de Maru. ¿Se imaginan cual será? 

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario