Turín, la ciudad del frío en Italia


Turín
 o Torino en español era el próximo destino en nuestra recorrida por el norte de Italia. 

La verdad mucha idea de la ciudad no teníamos, obviamente de nuevo el fútbol se hace presente y de nuevo es conocida por sus equipos, Juventus y Torino, además de tener la fábrica de los autos Fiat. 

Llegamos a la ciudad y el frío que hacía era increíbleEstábamos parando en un hotel donde no había calefacción, por lo que comíamos temprano a la noche y a eso de las 8 de la noche ya nos íbamos a dormir vestidos porque no podíamos soportar más el frío que hacía. 

Además, no  porque se nos hizo difícil encontrar lugares para comer. Siempre terminábamos comiendo en el mismo puesto de venta de porciones de pizza y kebab, pero además de ser caro no era rico para nada. 

Durante los 3 días que estuvimos en la ciudad, nos dedicamos adivinen a qué? Si a caminarla. En este caso  que era algo que teníamos que hacer si o si ya que el centro de la ciudad no es muy grande que digamos, y además nos servía para calentar el cuerpo por el frío que estaba haciendo. Por suerte en este caso, el lugar donde estábamos quedándonos quedaba como a unos 20 minutos caminando por lo que siempre yendo por la vereda del sol ayudaba a entrar en calor. En esta caminata pasábamos por barrios donde podíamos ver cómo era la vida más local. Muchos mercados en la calle, muchos inmigrantes. 

Me llamo mucho la atención lo grande las calles y de las veredas en la ciudad.  

 
Visitamos el monte Antonelliana, quedando a unos 15 minutos caminando desde el centro de la ciudad, se llega a este monte a través de una ruta y en su punto más alto además de encontrarse el museo histórico del cine, se pueden tener las mejores vistas de la ciudad. 
Desde los picos nevados de los Alpes en el fondo, hasta las cúpulas de las iglesias por todos los puntos de la ciudad. 
La ciudad está dividida de norte a sur por el rio PO. Podríamos decir que de un lado de la ciudad está la parte antigua y del otro lo más “moderno”. 
Otro de los puntos que visitamos fueron los jardines del palacio real de TurínAcá por suerte había unos bancos para poder sentarse y justo en el horario que estuvimos estaba pegando el sol por lo que aprovechamos para quedarnos sentados ahí mismo, si mal no recuerdo comiendo un sándwich y entrando un poco más en calor. 
La piazza del Castelo, la plaza del castillo, es el punto de encuentro de la ciudad. Alrededor de la misma vas a encontrar muchos bares y lugares para sentarse a disfrutar de un aperitivo.  
Además, hay varias galerías de arte que la rodean. 


Al igual que en MilanoTurín, es una ciudad en la que la elegancia y el buen vestir está en cualquier esquina por lo que vayas caminando. Tanto hombres como mujeres por más que vayan al supermercado se tiran lo mejor que tienen encima para lucir lo mejor posible. 
 
Finalmente, la verdadera razón por lo que fuimos a Turín, fue reencontrarnos con Pía, una amiga argentina que nos hicimos cuando los 3 trabajamos juntos en la roadhouse en Australia mientras hicimos la Working Holiday. 


Para celebrar el encuentro una noche fuimos a comer a un lugar típico de la ciudad en que comimos un poco de cerdo con unas papas que estaba buenísimo 
 
A lo mejor no fue la mejor época para venir por el frío que hizo durante estos días, pero siempre es bueno volver a con amigos que hicimos durante el viaje. 

En este caso en el lugar donde estábamos parando no tuvimos la mejor de las experiencias, pero de todo se aprende. Eso , si son dueños de un hotel por favor pongan calefacción! 

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario