Relax y tranquilidad en Pingyao


Nunca habíamos escuchado hablar de esta ciudad hasta que nos pusimos a investigar cuales eran las posibles rutas que los viajeros hacen en China. 
 

Leímos mucho y todos recomendaban esta ciudad si uno quería pasar unos días de tranquilidad en una especie de volver al pasado.   

Pingyao resultó ser la ciudad más “tradicional” de todas las que visitamos en nuestra ruta por china.   

Antes de irnos de Xi´An habíamos buscado por internet un lugar donde quedarnos y para nuestra sorpresa uno de los tantos lugares tenía una habitación por 5 dólares. Nos miramos con Maru y no lo podíamos creer lo barata que estaba, además el dueño del lugar se ofrecía a buscarnos a la estación del tren por lo que todo nos cerraba perfecto. Precio barato, excelente ubicación a pasos de la ciudad antigua, no podíamos pedir nada más, salvo que sea verdad. 


Hicimos el viaje en tren bala desde Xi`an, sin problemas llegamos a la estación, estaba el señor del hostel esperándonos, nos subimos al auto, llegamos al hostel, nos mostró la habitación, pero resulta que la cama de 5 dólares era un tablón de madera con un colchón más fino que una hoja de papel. Ahí empezamos a discutir que no podía ser que estuviera ofreciendo eso, que era una vergüenza bla bla bla. Finalmente nos terminamos quedando en otra habitación con una cama de verdad por un poco más de plata.  

Estuvimos en Pingyao 3 días y los aprovechamos para caminar por esta especie de ciudad que se quedó en el tiempo. Los negocios, la gente, pareciera que vive en su propio mundo y no tiene el menor interés por cambiarlo. Aunque si salís caminando de la ciudad antigua a la nueva, todo vuelve a la normalidad. 


 La única parte de la ciudad que está un poco más moderna, son los callejones dentro de la ciudad antigua que se llenan de turistas, la mayoría decide hacer un viaje a la ciudad durante el día. Los callejones con los negocios y las linternas rojas salen y muestran todo su esplendor. Los negocios de dulces, te ofrecen muestras gratis y nosotros agradecidos decimos que sí. Durante el día , todos los vendedores ponen su mejor cara y como en todos lados intentan venderte hasta lo imposible. 

De por si es una ciudad muy tranquila en la que casi no pasan autos, y las motos también brillan por su ausencia, dentro de la ciudad antigua solamente pueden ingresar los carritos de golf, que se encargan de llevar a los turistas que no quieren caminar.  


Si lo que querès son un par de días de relax antes de visitar Beijing y Shanghai, en Pingyao los vas a poder encontrar. 

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario