Recorriendo el Vaticano


Desde el primer 
día en conocí a Maru, que me viene llenando la cabeza hablando de su ciudad favorita del mundo y por fin llego el día que la visitemos juntos. 

Bienvenidos a Roma. 

Desde Siena, nos tomamos un tren y poco a poco los pasajes iban cambiando. 

Íbamos dejando atrás el campo para que poco a poco vayan apareciendo edificios y construcciones cada vez más grandes. 
 
Sin darnos cuenta estábamos llegando a Roma. Si, para Maru la ciudad más linda del mundo y la que visitaría todo el tiempo todos los años, pero según sus palabras nunca podría vivir por lo caótica que es. 

Como queríamos quedarnos casi 1 semana para conocer a fondo la ciudad y pasar año bueno, alquilamos un hermoso departamento en la zona del Vaticano. Estaba tan bien ubicado que del balconcito que tenía podíamos ver la basílica de San Pedro. Además, teníamos un supermercado a unas cuadras por lo que ya era como estar en casa, aunque hacían unos minutos que habíamos llegado. 
 
El Vaticano es una ciudad Estado que se encuentra dentro de la ciudad, siendo el más chico del mundo con estas características. 

 
Día que vayas al Vaticano, día que te vas a encontrar miles de personas de todo el mundo. Creo que junto con algún lugar que estuvimos en China, es el lugar donde mayor cantidad de turistas en un mismo sitio nos encontramos. 
 
Turistas de todo el mundo vienen a conocerlo. Encontrarse caminando por sus calles a monjas y curas es de lo más común por estos lados. 
 
Junto con los turistas, lo que vienen son los vendedores. Y está lleno por todos lados. Desde los que te venden los rosarios en teoría bendecidos por el papa, hasta los que te quieren hacer comprar la entrada para la iglesia y los museos sin hacer la fila para entrar. 
 
Nosotros entramos hasta la cúpula del vaticano, pero para hacer esto nos levantamos muy temprano, cerca de las 6 de la mañana para ya si ir a hacer la fila como cualquier persona normal. 
 
Por suerte al estar viviendo tan cerca y estar tan temprano, fuimos de los primeros en entrar y poder disfrutar de todo sin la muchedumbre de gente alrededor y ni que hablar de los tours de chinos. 
Entramos y recorrimos la basílica de San Pedro por dentro. Nunca me podría haber imaginado lo grande que es. 

 
Después y antes que se empezara a llenar de gente nos fuimos subiendo escaleras hasta llegar a la cúpula. 
 
Algunas de las escaleras eran normales, pero había algunas que eran tan angostas que se nos hacía difícil el poder subir. 
 
Llegamos a lo más alto justo en el momento en que el sol estaba saliendo y mostrándose en la plaza por lo que tuvimos una de las mejores vistas de la ciudad estando casi vacía. 
  
Después de salir de la basílica estuvimos caminando alrededor de la plaza de San Pedro y ya veíamos como la fila de gente era enorme. Prácticamente una espera de entre 2 y 3 horas para entrar.  
 
Siempre conviene levantarse temprano y hacer el sacrificio para tener los mejores resultados. 

 
Para un costado de la basílica se encuentra los museos del vaticano, la capilla Sixtina, la biblioteca del vaticano y varios lugares más para poder visitar. Todos estos lugares son importantísimos por lo que representan en la historia por los acontecimientos que los tuvieron como lugar clave, y además, por el arte y las pinturas que se pueden encontrar dentro de los mismos. 
 
Nosotros no lo hicimos y la verdad no es algo que con el tiempo nos hayamos arrepentido de no ir. 
 
En el estado del Vaticano, hay una dependencia de la embajada Argentina, por si están por el barrio y necesitan preguntar alguna cuestión. 
 
Cuando vamos caminando por sus cuadras, llama la atención la vestimenta de la Guardia Suiza, que son los encargados de cuidar la seguridad del papa y los habitantes del vaticano. 

Como dato curioso, en el momento en que fuimos nosotros, diciembreenero de 2016-17, se estaba discutiendo si se aprobaba o no la construcción de un MC Donalds dentro del estado del Vaticano. La última vez que estuvimos que fue en marzo del 2019 fuimos a chequear que había pasado y claramente la modernidad gano y se construyó el primer y un segundo Mc Donalds dentro del estado del Vaticano. 

Hasta acá llegamos por hoy, con una breve introducción a Roma y lo que visitamos del Vaticano. 

Deja un comentario