Osos panda en Chengdu

La llegada a Chengdu en comparación con las dos anteriores fue muy fácil. 

Desde Guilin el vuelo hasta Chengdu fue de un poco menos de 2 horas. Creo que en ese vuelo era el único no chino arriba del avión. 
Desde el aeropuerto me tomé el shuttle bus hasta la última parada en la ciudad que era en un hotel 5 estrellas y desde ahí un taxi unos 15 minutos hasta el hostel un poco alejado del centro. 



Ya después de haber hecho el check in y con la tranquilidad de saber que Maru llegaba esa misma noche a China, ese primer día me dediqué a caminar por la costanera del rio Jin que justo estaba enfrente del hostel donde estaba parando, también estuve planificando las 2 excursiones que queríamos hacer estando acá. Primero fuimos a ver a los Osos Pandas en un centro de rehabilitación y cuidado y segundo el gran buda tallado de Leshan.  

Para cenar el hostel tenía un servicio de comida no muy caro con platos bastantes ricos. 

A la mañana siguiente, con todo el cansancio del mundo y sumado al jet lag, nos fuimos de excursión a la tierra de los osos panda. El centro está ubicado a unos 10 kilómetros del centro de la ciudad por lo cual es muy fácil llegar en cualquier medio de transporte, bus, subte, taxi, auto.  


El centro está abierto desde las 7.30 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Y tiene una entrada de 58 yuanes, unos 9 dólares.   

Mas allá de vivir una experiencia hermosa viendo como están viviendo los osos en un ámbito que se asemeja a su habitad verdadero, lo mejor que tiene el centro es la ayuda que le brindan a los osos más jóvenes para reinsertarlos dentro de la naturaleza y también la ayuda que tienen para los osos más viejos para puedan vivir más años dentro de un ámbito mucho más tranquilo y seguro. 

Dentro del centro, nos encontramos con una sorpresa. No podíamos creer cuando nos dijeron que podíamos ver a las crías de los osos pandas recién nacidos. Son tan chiquititos que parecen un gatito recién nacido. Increíble que con el paso del tiempo se conviertan en lo grandes y pesados que son. 


Además de los osos pandas “normales” los blancos y negros que todos conocemos, también pudimos ver a los osos pandas rojos y negros. Estos son otra clase de osos que viven en la naturaleza sin ningún tipo de problema y se camuflan de una manera increíble dentro de las copas de los árboles.  

Si tienen ganas de ir a ver a los osos el mejor momento es hacerlo en el horario de la mañana cuando les están por dar el desayuno ya que es cuando más activos los van a poder ver. 

Les aconsejo ir temprano, ponerse en primera fila en el lugar para poder verlos y esperar un par de minutos que luego que los trabajadores les dejan la comida poco a poco van perdiendo la vergüenza y empiezan a llegar. Van a escuchar cómo se empiezan a mover las ramas de los árboles y en un momento saltan sobre el piso de madera que tienen preparado. 


Primero juegan con la comida y después se tiran a jugar con las hojas de bambú. 

Si llegan más tarde puede ser que no los vean o lo único que vean son osos tirados en el piso durmiendo ya con la panza llena. 

 Ya por la tarde, empezamos a sentir un poco más el frio, y sabiendo que teníamos que seguir rumbo norte para visitar otras ciudades y después algunos otros países hicimos nuestra primera visita a un mundo fantástico. Visitamos nuestros primer Decathlon. 

Increíble la cantidad de ropa y todo lo que se te ocurra deportivo que se puede comprar. 

Precios super accesibles y la calidad de la ropa muy buena.  

Tuve mucha suerte ya que por un poco más de 15 dólares pude comprar una campera de pluma que es talle XL, la vendedora me dijo que ese talle es imposible de usar acá por el tamaño de los chinos y que por eso me hacían un 50% de descuento. 

 Ya después nos fuimos para el hostel a descansar y esperar el próximo día con más aventuras. 

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario