Nápoles o Buenos Aires


Nápoles
 o la tierra de D10s.  

Si había un lugar de todo este viaje por Italia además de Roma que quería conocer si o si era Nápoles. 

Quería vivir lo que era estar en esta ciudad que tanto había leído y escuchado.  
 
Obviamente todo lo referido a la ciudad tiene dos aspectos principales. El primero es la comida y si hablamos de comida en Nápoles, tenemos que hablar de Pizza. Y segundo si hablamos de Nápoles, tenemos que hablar de Maradona. 

La primera impresión que tuvimos cuando llegamos a Nápoles, fue como la de llegar a casa, o bueno, llegar a Buenos Aires. 
 
Bocinas de los autos y de las motos sonando por todos lados, gente gritando de vereda a vereda, había algo en el aire y en la forma de la ciudad que nos hacía sentir que estábamos en cualquier barrio de Buenos Aires. 



Una vez que nos instalamos y empezamos a caminar por los quartieris como les dicen a los barrios por acá notamos que esa primera impresión que tuvimos fue de lo más correcta que podíamos tener. 

Mercados en el medio de la calle, ropa colgando de vereda a vereda, basura en el piso, todo tan caótico que por momentos no sabíamos si estábamos en Italia o en el mercado de San Telmo o en La Boca. 

Estuvimos unos 5 días en la ciudad, el lugar donde estábamos estaba muy bien ubicado, por lo que pudimos ir caminando a muchos lados sin necesidad de transporte público, salvo cuando fuimos a visitar las ruinas de Pompeya y una escapada a Sorrento. 
 
Si hay algo que no podía faltar en esta visita a Nápoles fue comer pizza. Varios lugares tienen un prestigio internacional.  
Nosotros elegimos ir a comer a una que se llama Pizzería Del Presidente. 
Nos habían dicho que es una de las mejores y queríamos ir a chequearlo. Como sabíamos que se junta mucha gente en el horario de la comida, fuimos temprano cerca de las 11.30 y ya había mucha gente adelante nuestro. 
Todo el mundo se queda en la vereda esperando y de acuerdo a la gente que vaya saliendo vas entrando una vez que te piden el nombre. Lo curioso que nos pasó, es que después de estar casi 30 minutos esperando el dueño de la pizzería y ver cómo iban saliendo cantidades enormes de pizzas, notó que somos argentinos, entonces nos hizo pasar adelantando a muchas más personas. 
La pizza estaba muy buena. Como es costumbre en Italia, se come una pizza por persona. Al ser pizza a la piedra es tan finita que tranquilamente podría haber comido más de 1 para  solo. Igualmente me quedo con el sabor de la pizza argentina.  
Estaba tan buena la pizza que no nos dio tiempo ni siquiera a sacarle una foto. 

Como dije ayer, respecto al helado, Italia se queda con el puesto número 1, pero con respecto a la pizza Argentina gana por muchos cuerpos de ventaja. 

 
Si estamos en Nápoles y no hablamos de Maradona, estuvimos en Nápoles? Después de haber estado en la ciudad, te podés dar cuenta, porque tanto la ciudad como Maradona se adoptaron.  
Es increíble el amor que tienen para su persona. 

Dentro de muchos bares de la ciudad podés encontrar poster, templos, camisetas, todo haciendo referencia a Maradona. Una cosa de locos. 
Además, hay una gran cantidad de paredes pintadas con la figura de Maradona. 

Justo en la época en que estuvimos nosotros, Higuain había pasado de Napoli a la Juventus, para los napolitanos es la mayor traición que existe, irse del sur para el norte por la gran diferencia que hay entre ambos sectores del país. 

Lo bueno de haber estado no tanto tiempo en Nápoles es que todavía quedan muchísimas pizzerías por descubrir y por probar. 

 

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario