Melbourne, la mejor ciudad del mundo



Que están haciendo en Australia de nuevo? Y otra vez en Melbourne?

Estas fueron las 2 preguntas que creo el 100% de las personas nos hicieron cuando se enteraron que estábamos de vuelta en Australia.

Todo comenzó unos meses atrás cuando todavía estábamos viajando por Japón y la verdad estábamos muy cansados de estar viajando moviéndonos de un lugar a otros. Queríamos un lugar que se sintiera como estar en casa. Un lugar donde tener una cocina, un lugar donde no compartir el baño, tener una rutina, y después de mucho pensar decidimos darle una segunda oportunidad a Australia y en especial a Melbourne. Aplicamos a la visa, y con la tranquilidad de ya tenerla otorgada nos fuimos de paseo a Europa sabiendo que íbamos a volver a Oceanía.



Como sabrán si vienen leyendo desde el principio, cuando nos fuimos de Australia la primera vez, dijimos que nunca mas íbamos a volver, pero se ve que mirándolo en frío, desde el extranjero y viendo como se vive en otras partes del mundo, no la estábamos pasando para nada mal en Australia. Maru siempre había querido vivir en Melbourne desde que la visitamos y a los 2 nos cerraba el plan por eso, acá estamos de nuevo en Aussieland.


Durante muchos años Melbourne ha sido elegida como la mejor ciudad del mundo para vivir, por varios motivos. Si tendría que decir cuales fueron los que tuvimos en cuenta nosotros fueron muchos. Una ciudad muy linda, con muchas culturas viviendo en un mismo lugar, una ciudad tranquila, pero también si se quiere con movida. Clima muy parecido al de Buenos Aires, aunque se dice que Melbourne en un mismo día puede llegar a tener las 4 estaciones del año. Tranquilidad y estabilidad, fueron creo yo, los principales factores a la hora de poder elegir el lugar para instalarnos. 


Si bien el tiempo que estuvimos en Melbourne fue mas corto del que teníamos planeado por diversos factores que no vienen al caso, fueron unos 4 meses que disfrutamos de principio a fin.

Teníamos una rutina, nos levantábamos temprano para ir a entrenar a orillas del río, veíamos el amanecer todas las mañanas mientras corríamos, salíamos a caminar por el centro financiero de la ciudad, íbamos al supermercado, los fines de semana visitábamos Federation Square, donde casi todos los días y seguro los fines de semana había alguna actividad gratuita. Íbamos a conocer algunos barrios mas alejados del centro de la ciudad, viajábamos en Tranvía, tomábamos sol en la plaza y en la playa, visitamos un refugio de pingüinos. Festejamos cumpleaños, nos encontramos con amigos.


Todos estos motivos y seguramente muchos mas hacen que Melbourne sea la mejor ciudad del mundo.

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario