Hola Barcelona


Barcelona fue nuestra primera ciudad a la que llegamos en España y particularmente para 
, mi primera ciudad española. 

Si conoces la manera en que escribo los post, ya sabrás, que voy siguiendo un orden cronológico 

El ultimo post hablaba sobre Pompeii, y como fue llegamos desde Pompeii hasta Barcelona? ¿Hicimos teletransportación? No 

Desde Pompeii volvimos un par de días más a Nápoles y de nuevo a Roma a disfrutarla un par de días más 
Una vez que estábamos en Roma, mirando por internet encontramos una super promoción de un crucero que tardaba 4 días y 3 noches para llegar desde Roma a Barcelona y solo salían unos 100 euros. 
La verdad que, si hacíamos los cálculos, entre lo que salía el pasaje en avión + equipaje versus el subirnos a un crucero teniendo todas las comidas incluidas, el traslado y el alojamiento no había mucho que pensar y así fue como salimos desde el puerto de Civitaveccia hasta Barcelona haciendo un par de paradas en La Spezia, Savona y Marsella para llegar al puerto de Barcelona. 

Creo que tuve la misma reacción que tuve al momento de ver por primera vez Europa cuando pisamos suelo en Milano, pero esta vez fue en Barcelona. 

Al bajarnos del transfer que puso el barco para acércanos a la ciudad, lo primero que vimos fue la estatua de Cristóbal Colón que está cerca del puerto. 



Desde ahí, empezamos a caminar por la Rambla de Catalunya, mirando para todos lados y sorprendidos por lo lindo que estaba la ciudad. Si bien era temprano a la mañana cerca de las 10, ya se notaba que estábamos en una de las zonas más turísticas de la ciudad. 
 
Así de pasada pudimos ver el famoso Mercado de La Boqueria, donde podés comer hasta morir si querés. Mas adelante hicimos una visita y encontramos todo lo que estuvimos extrañando en tanto tiempo de viaje. 
 
Pasamos por la plaza de Catalunya y nos fuimos para el barrio de Gracia a unos 15 minutos del centro donde nos íbamos a estar quedando. 

Si mal no recuerdo estuvimos cerca de 1 semana en la ciudad. Recorrimos casi todo caminando. Algunas distancias eran más largas que otras, pero no teníamos ningún tipo de apuro. Además por suerte, aunque estábamos en pleno inverno no hacía nada de frío, por lo que podíamos aprovechar el clima para caminar tranquilos. 


Las caminatas diarias que hacíamos siempre empezaban de la misma manera. Caminábamos por el barrio de Gracia, pasábamos por la Plaza Catalunya, íbamos por la Rambla entrando a los negocios a ambos lados de la vereda, hacíamos una visita por la Boqueriavisitábamos el barrio gótico con sus calles que nos hacían recordar mucho a las calles de Siena por su arquitectura.  
Íbamos para la zona del puerto, donde nos quedábamos mirando la gran cantidad de yates de millones y millones de euros estacionados, pensando quienes serían sus dueños. 
Nos comprábamos algo de fiambre y pan para hacer unos sándwiches y comer un pic nic en el puerto o sino también en la playa de la Barceloneta mientras mirábamos en el mar como había un par de surfistas que sin importar el clima estaba tratando de agarrar alguna ola para pasarla lo mejor posible. 


 
Visitamos desde afuera la famosa Catedral de la Sagrada Familia. 
 
También descubrimos un negocio del que nos volvimos fanáticos. Los 100 montaditos.  
 
Como notarán y ya como sabrán, no soy un amante de visitar museos o muchos lugares históricos por eso hay muchos lugares que la mayoría de las personas que visitan la ciudad van a conocer si o si y después de leer estarán diciendo, que le pasa a este pibe que no fue a tal lugar o tal otro. 

La verdad que son lugares que no me llaman la atención y prefiero gastar el precio de su entrada en una buena compra de supermercado y comer cosas ricas que las voy a disfrutar mucho más. 

Finalmente, en Barcelona, nos encontramos con muchos amigos que nos fuimos haciendo durante tanto tiempo viajando y otros que ya conocíamos desde Buenos Aires. 

Gracias a la amabilidad de Lucas y Ludmila, nos estuvimos quedando unos días en su casa, donde nos trataron 100 puntos, y pudimos hacer creo que es nuestra actividad favorita. ¡¡¡¡Cocinar!!!! 
 
Comimos unas milanesas, unas empanadas caseras, toda la verdad super rico. 

 
La verdad que Barcelona fue una muy buena puerta de entrada para recorrer todo este hermoso país que es España. 

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario