Hiroshima y Miyajima Island


Seguimos rumbo norte y llegamos a Hiroshima y la isla de Miyajima.
 

Nos subimos a uno de los tantos trenes balas que hay en todo Japón y en unas 2 horas hicimos los 400 kilómetros que separan ambas ciudades. Es toda una experiencia subir a uno de estos trenes. Hubo momentos en que tuvimos que cerrar las ventanas para no marearnos por la alta velocidad en que íbamos andando. 

Si bien Fukuoka nos parecía una ciudad grande, ni que hablar cuando llegamos a Hiroshima. 

Salimos de la estación de trenes y teníamos muchas opciones para ir al airbnb que habíamos elegido para pasar un par de noches en la ciudad. 

Finalmente decidimos ir en bus. Se paga con monedas arriba del colectivo, y en cada parada hay un cartel dentro del mismo que te indica cual es la que estas y cuál es la próxima. Por suerte todo está en ingles así que no hay ningún tipo de problema para moverse de esta manera dentro de la ciudad. 


El departamento que habíamos elegido, si bien parecía chico en las fotos, no tenía punto de comparación respecto a lo que fue cuando llegamos. 

Si abríamos la puerta del horno chocaba contra la puerta del baño y si ponías las mochilas en el piso ya no había lugar para caminar. Ni que hablar del baño. Si ustedes piensan que los baños de un avión sin diminutos, están totalmente mal informados respecto a los baños japoneses. Este baño era tamaño mínimo mínimo mínimo, debía tenía como mucho 2 metros cuadrados. Pero bueno así son las casas en Japón y si uno quiere vivir como japones se tiene que aguantar estos pequeños detalles que al final los terminas recordando con una sonrisa. 

Caminando por una gran avenida por la cual tuvimos que cruzar varios puentes y ver como los parques estaban florecidos, llegamos al punto más importante y al lugar por el cual habíamos decidido ir a Hiroshima. Estábamos en el Hiroshima Memorial Park. 


En este parque se rinde homenaje a todas las personas que fueron asesinadas por la caída de la bomba atómica durante la 2da guerra mundial. 

Mas adelante y cruzando un río, se llega a un lugar bastante fuerte y significativo. Se está a metros del único edificio que quedo en pie luego de la caída de la bomba. 

Resumiendo, la caída de la bomba, se tenía que dar sobre una base militar que existía en Hiroshima, pero en su caída se desvió y cayó sobre un hospital cercano. El edificio de promoción industrial ahora llamado A-Bomb Dome, estaba ubicado a unos metros del mismo y como la bomba explotó en el aire, sus pilares de acero fueron capaces de aguantar terrible explosión. La explosión en si se dio a unos 150 metros para el costado y unos 600 metros en el aire. 

Bueno volviendo al tema, estar en este lugar fue algo muy fuerte ya que uno se imagina lo que habrá sido estar en ese lugar en ese momento y los tiempos posteriores. 

Ahora parece increíble que tan solo unos 60 años después que haya ocurrido, la ciudad se haya vuelto a construir y si no fuera por este edificio y las memorias del mismo a nadie se le ocurriría pensar que algo así tan grave hubiera pasado ahí mismo. 

En el mismo complejo, se puede visitar el museo de la paz, donde se cuenta la versión japonesa de la guerra.  

 

Aprovechando el tiempo lindo que nos tocó durante los días que estuvimos en la ciudad, salimos a recorrerla a caminarla como siempre hacemos. Nos encontramos con una ciudad super limpia como todo Japón, super silenciosa y muy moderna. 

Otro de los atractivos que tiene esta zona de Japón es la isla de Miyajima. 

Para llegar a la isla hay varias opciones. 

Nosotros nos decidimos ir en tren y luego ferry. Al haber comprado el JR PASS tanto el pasaje en el tren como el ferry estaban incluidos. 

Habremos tardado más o menos 1 hora desde la estación de Hiroshima hasta la isla. 

La isla es famosa por ser un lugar sagrado, pero creo que últimamente se hizo famosa por la cantidad de animales sueltos, pero en realidad la mayoría de los animales son los Venados, los comúnmente llamados Bambi.

 

Podes estar caminando por cualquier parte de la isla que te vas a encontrar con un montón de estos animalitos. Hay que tener un poco de cuidado porque esta tan acostumbrados a que la gente les dé de comer, que si uno anda con comida en la mano te la pueden robar. 

Además, en la isla hay varios caminos para recorrerla y más en esta época de otoño casi invierno, hay muchas parejas que están por casarse que vienen a la isla para aprovechar la gran cantidad de colores que hay en todo su bosque y hacerse su book de fotos para el casamiento. 


Justo cuando estuvimos nosotros vimos una pareja que estaba haciéndolo con unos trajes tradicionales muy bonitos. 

Ambos lugares tanto Miyajima como Hiroshima son lugares tranquilos, relajados que valen la pena conocer. 

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario