Guilin y las terrazas de arroz de Longji.

Por fin las cosas se van encaminando en China. Ya dejadas atrás las malas experiencias de la entrada a China y de la golden week en Yangshuo, le llegó el turno a Guilin. 

Salí desde la terminal de buses del norte de Yangshuo en un bus local rumbo a Guilin. Como me pasa en la mayoría de los viajes que hago y más si es en bus, no existe la chance que pueda relajarme por completo. Siempre estoy mirando por la ventana donde estamos o donde hay que bajarse, pero al estar viajando por China y que los carteles en la ruta sean imposibles de leer, las chances eran nulas, por lo que solo quedaba la opción de esperar que todo salga de la mejor manera. 

Después de un poco más de hora de viaje, desde Yangshuo a Guilin hay unos 60 kilómetros, el bus está entrando en una estación de buses y por suerte era la que más me convenía ya que desde ahí podía ir caminando hasta el hostel. 

Tenía anotado en mi agenda como llegar, por qué calle ir caminando y donde doblar. Los primeros minutos claro fueron un poco confusos, pero después fue todo fácil y encontré el hostel sin problemas. 

 Ya desde el momento en que pisé Guilin, me di cuenta que estaba en una de esas ciudades que se ven por la tele en china. Esas ciudades que para ellos son chicas, pero si te pones a leer cuentan con más de 5 millones de personas. 


Veredas largas y muy anchas, semáforos eternos y de la tranquilidad de Yangshuo a los autos de Guilin.  

Ese primer día me quedé acomodando las cosas en el hostel, aunque estaba en una habitación compartida, por suerte no había mucha gente, es más, alguna de las noches en que estuve, estuve solo en una habitación como de 10 personas. 

 Una mañana me dediqué a seguir una ruta que había escrito para conocer un poco más de los parques que hay alrededor de la ciudad y dar una vuelta larga. En total eran unos 6,2 kilómetros que tenía anotado, pero siempre terminan siendo unos 20 por día.  

El tour armado por mí mismo, arrancaba en el hostel y después de cruzar un puente que tenía cerca llegaba al Ronghu Lake, el lago más importante de la ciudad, una especie de Lago de Palermo, para los que son de Buenos Aires. 

Dentro de este lago, hay varios mini puentes para cruzar con mini islas donde uno se puede quedar descansando, o jugando a las cartas, o bailando como la mayoría de los viejos lo estaba haciendo. 

 Otro lago importante de la ciudad es el Shanhu donde se encuentran las pagodas del Sol y de la Luna, recomiendo ir de noche para poder ver como están iluminadas. 


Si sigo caminando voy a llegar al río y ahí voy a encontrarme con una especie de formación de rocas que los chinos dicen que es la trompa de un elefante tomando agua. La verdad me quede un buen rato mirando y tratando de encontrarle la vuelta para ver si de algún ángulo o manera podía ver la forma, pero no hubo caso. 

 Cruzando la avenida principal de la ciudad se llega a una super plaza de esas gigantes, pero que está totalmente llena de cemento. Como en muchos lados del mundo, las plazas acá no son de tierra o pasto, sino que es puro cemento. En una de las esquinas de la plaza, se desemboca en la calle peatonal y comercial de Guilin. Acá podés comprar  desde productos made in china, hasta las marcas más caras. Todavía me acuerdo y me sigo quedando con las ganas de ese buzo blanco adidas que no me compré. 

Para comer encontré dentro del patio de comidas de la terminal de buses un lugar que vendían unos dumplings con sopa, al igual que en Yangshuo, cuando encuentro un lugar barato y con rica comida no lo cambio por nada. 

DCIM101GOPRO

 

Otro de los días en la ciudad decidí hacer la excursión para llegar a las terrazas de arroz cercanas. Los más famosos son las de Longji. Es una excursión de varias horas, casi todo el día 

En la que estuve yo, tuve la particularidad que eran unos 15 chinos y yo solo. Por suerte el que la coordinaba hablaba algo de inglés. Importante para saber a qué hora y donde era el punto de reencuentro y saber el número de combi para no subir a cualquier otra. 

Se puede subir a lo más alto de las terrazas de arroz, tanto caminando de forma gratuita o sino en teleférico pagando un extra. Yo lo hice de esta manera y la bajada fue caminando.  

En el camino se pueden sacar fotos en el medio del campo que quedan muy buenas. La verdad es una interesante excursión y llama mucho la atención la forma en que el arroz esta cultivado en lo alto de la montaña y como se defiende de los vientos y la lluvia. 

Al lo largo del camino vas a pasar por los pueblos y las casas de las personas que trabajan en la montaña. No te preocupes que los carteles acá si están señalizados en ingles por lo que no hay ningún tipo de problema y vas a poder hacerlo.  

Ya pasaron un par de días desde que termino la Golden Week, pero aún se nota que el turismo sigue estando fuerte en todo china, ya que la forma en que quería para viajar desde Guilin hasta Chengdu era en tren, pero estaban agotados con 2 semanas de anticipación, por lo que no me quedó otro remedio que tomar un avión. 

 Ya en Chengdu me encontraría con Maru y todo sería diferente. 

Al igual que en Yangshuo, el post no tiene muchas fotos debido a que las perdí en un disco duro y solo pude rescatar las que se pueden ver.

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario