Genova, pueblo xeneize



¿Estamos en Génova o en La Boca?
 

Después de salir de Torino con un sol radiante, a unos 30 minutos en bus, empezamos a sentir como la temperatura empezaba a bajar, el cielo se ponía nublado y de golpe sin creerlo estábamos viendo nevar, si, algo increíbleestábamos yendo camino a Génova y fueron unos 15 minutos donde empezó a nevar, y tan rápido como empezó, se terminó. Ni nos dio tiempo a sacar una buena foto desde arriba del bus. 

Llegamos a la terminal de trenes y buses de Génova y tan solo caminamos unos 10 minutos para entrar al hotel donde nos íbamos a quedar. 
 
Tanto Milano, como Torino, eran ciudades más sofisticadas, donde la apariencia es importante pero una vez que llegamos a Génova, fue estar como en un lugar más nuestro, más relajado. 

Caos, muchas motos, bocinas, gente yendo y viniendo por todos lados. Esto  que nos gustaba más. Capaz que el cambio en el clima y tener el sol ayudaba a darle un color diferente a la ciudad. 

Camino al hotel vimos un par de lugares para comer, los cuales fichamos para volver más tarde. Vendían unas especies de masas rellenas con queso que estaban muy buenas, unos sándwiches y unas pizzas rellenas para chuparse los dedos. 

 
Como siempre salimos a caminar por la ciudad. Al ser una ciudad costera, tiene una costanera muy linda, donde si te toca un día de sol como fue nuestro caso, en pleno invierno, lo podés hacer en remera sin ningún tipo de problema. En esta costanera nos encontramos con el Acuario de Génova, que dicen que es uno de los más grande de toda Europa. 
 
La calle Vía Garibaldi, es una avenida gigante donde podés encontrar todas las marcas más famosas a esos precios que tranquilamente podrías estar viajando casi 3 meses por el valor de una cartera, aunque también hay algunos locales más económicos. 
En uno de esos locales Maru me compro uno de los regalos de cumpleaños que me debíamágicamente, no sabemos cómo, pasaron 2 años en los que no me había regalado nada y ya era momento de empezar a pagar las deudas. 

Enfrente a la costanera también nos encontramos con el Catedral de San Lorenzo, muy bonita, por cierto. 
 
Lo más lindo de la ciudad es perderse entre los callejones que van serpenteándola, ver cómo están las sogas colgando con la ropa para secarse, pasar por la carnicería, la verdulería y la zona roja. 



Si tenemos que decir quién es el Genovés más famoso, vamos a tener que pensarlo, ¿pero si te digo que Cristóbal Colon fue genovés me crees? Bueno respecto a esta hipótesis hay varias líneas de investigación. Algunos dicen que, si era 100% genovés, otros dicen que falsificaron sus documentos. Nosotros vamos por la opción de creer, y es más, estuvimos y fuimos a conocer la que se dice fue su casa durante su niñez. 

Mas allá de recorrer la ciudad que nos encantó, lo que más recalco de nuestro paso por Génova, fue haber conocido la palabra aperitivi. 

Obviamente nosotros en Argentina, tenemos el aperitivo que es la bebida que se toma con la picada, pero en Italia, llevan la palabra al máximo de su caudal. 



El aperitivivendría a ser como la picada que hacemos, pero mucho más potente. Después de caminar bastante viendo cuales eran las opciones y que comida venia nos decidimos por uno que estaba muy bueno. Si mal no recuerdo salía unos 6 euros, pero tenías comida como para hacer el aperitivi y la cena. 
Es más, nos gustó tanto el lugar que la noche siguiente volvimos. 
Era tan grande que más que un aperitivi, era una apericena. 
 
Resumiendo, Génova fue un lugar que a mi particularmente me gustó mucho y ya saben si van a la ciudad vayan a tomar un aperitivi en mi honor. 

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario