Fin de semana en Andorra



Y si nos vamos el fin de semana a Andorra?

Después de haber estado en Bilbao volvimos a donde empezó todo.

Volvimos a Barcelona, pero esta vez nos íbamos a estar quedando unos 7 días viviendo en la casa de Lucas y Ludmila, unos amigos argentinos también viajeros que habíamos conocido en alguno de los tantos encuentros viajeros que organizábamos antes de dar nuestro gran salto en el año 2014.


Si mal no recuerdo fue un miércoles, donde habíamos estado hablando de otra amiga, Tati, que estaba haciendo temporada en Andorra y las ganas que teníamos de ir a conocer el lugar y visitarla. Solamente teníamos un pequeño gran problema. Los chicos estaban trabajando y necesitaban estar el lunes sin falta en su trabajo, por lo que si o si teníamos que contar con un auto para ir y venir. Ellos no tenían y nosotros tampoco, por lo que de caraduras se nos ocurrió empezar a mandar mails a las empresas que alquilan autos para un intercambio haber si teníamos suerte. Mágicamente al otro día nos contestaron que si y el viernes pasado el mediodía ya estábamos rumbo a Andorra.

El viaje por las rutas catalanas fue de lo mas tranquilo. A medida que íbamos subiendo, el frío se empezaba a notar y un poco después de haber pasado la frontera con Andorra empezamos a notar las primeras gotas de agua nieve cayendo en el auto.


A eso de las 8 de la noche cuando llegamos al departamento de Tati, estaba nevando con todo en Andorra.

A la mañana siguiente nos levantamos y había si caído algo de nieve pero nada wow, pasamos el día explorando los alrededores, caminando por la nieve sin ropa de nieve, pero al igual que cuando habíamos estado trabajando en el centro de ski en Australia, no teníamos nada de frío y eso que estábamos con temperaturas por debajo de los 0 grados.


Por la tarde fuimos a conocer la capital del país, Andorra la Vella. El país tiene la particularidad que cobra impuestos muy bajos a los productos, por lo que es un peligro para los fanáticos de las compras. Muchos negocios de tecnología, supermercados con productos importados y montón de cosas mas que cruzando la frontera estarían mucho mas caras.

El domingo por la mañana, cuando nos levantamos no nos íbamos a imaginar la sorpresa que nos íbamos a encontrar. Había nevado tanto pero tanto a la noche que la cantidad de nieve que había caído, había tapado casi 1 metros el techo de los autos. Nosotros nos teníamos que volver si o si, así que con lo que pudimos, con el palo de escoba, con una pala, con la mano, empezamos a sacar la nieve de arriba del auto, de los costados, para que después de un rato finalmente el fiat 500 que nos habían dado pueda salir sin problemas.



La verdad que estuvo muy lindo pasar un fin de semana de nuevo en la nieve, obviamente que todo nos hacia recordar a los casi 5 meses que estuvimos trabajando en Australia y se nos caían algunas lagrimas queriendo volver.

De pasada y ya con el estomago haciendo ruido antes de llegar a Barcelona, hicimos una parada en el pueblo de Sitges. Esta a unos 20 30 minutos del centro de Barcelona y es famoso por sus playas y ademas por ser un lugar Gay Friendly.



Almorzamos con vistas al mar y metimos rumbo a casa.

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario