Descubriendo Hanoi


Nuevo 
país, nuevas aventuras. 

Nos fuimos de Laos y llegamos a Vietnam. 

Hanoi fue nuestra primera parada en este nuevo país. Bueno nuevo para mí, ya que Maru había estado antes y no tenía muchas ganas de volver, pero la convencí de darle una segunda oportunidad y viajarlo de otra manera más tranquila y sin preconceptos.  

Llegamos justo el 4 de agosto, mi cumpleaños, por lo que fue un poco especial. Amanecimos en Laos y después de tomar un vuelo, llegamos cerca de la tarde a Vietnam. Dato importante a tener en cuenta antes de llegar a Vietnam. Recuerden que siendo argentinos se necesita una visa para ingresar al país. 

Después de todo los tramites, visas, buscar el equipaje llegamos a nuestro hotel en el centro de Hanoi. 

 Los barrios se diferencian en números. De acuerdo al número de barrio o sector en el que estés es la cercanía o la lejanía con el centro de la ciudad. 

 Esa primera noche salimos un rato a caminar por el centro de la ciudad que estaba a unos 15 minutos. Ya al salir vimos en persona todo lo que habíamos visto en fotos y videos de la ciudad.  
 
La cantidad de motos que circulan debe ser mayor que la cantidad de personas que viven en el país. El cruzar las calles es todo un desafío. Primero con un poco de vergüenza y timidez hay que ver como hacen los locales sino podés ir pegados a ellos y caminar sabiendo que nada te va a pasar y una vez que le agarraste la mano ya podés hacerlo solo. 

La clave para cruzar la calle es estar decidido y nunca frenar. Una vez que pusiste un pie en la calle hay que darle para adelante como si se terminara el mundo. Las motos y los autos son los que van a frenar cuando te vean en la calle. Si vos estas caminando y te frenas ellos también lo van a hacer y ahí aparecen los choques. Por lo que como te dije antes, siempre para adelante que ellos te van a esquivar. Imagínate que lo que menos quieren es tener algún tipo de accidente. 

 

Para festejar mi cumpleaños salimos a comer unas pizzas que estaban buenísimas o sería el tiempo que no las comíamos que las hicieron tan buenas. 


 Los días siguientes en la ciudad nos dedicamos a caminarla y conocerla aún más. 

Muchas construcciones, muchos parques, fuentes de agua, plazas, lagos y como no podían faltar el toque de la influencia de los franceses en la zona.  


Entre todos los negocios que se pueden ver en la calle los que más se destacan son los que venden ropa de trekking o montaña de primeras marcas, pero de procedencia muy dudosa. 

Mucha ropa deportiva, calzado y todo lo que te imagines para hacer deporte de las primeras marcas los podés encontrar. 

Hay distintas calidades y de acuerdo a la calidad de la ropa los precios pueden ir variando. 

Algunos no muy alejados de los que se pueden encontrar en los shoppings. 
 
Esta el mito que dice que las marcas mandan a crear y confeccionar sus productos en Vietnam y después lo venden en todo el mundo al precio que le conviene y muchas prendas quedan para el mercado local, por lo que te aconsejo que si querés comprar te pases y le dediques tiempo a mirar las prendas y pelear el precio.  

Por la noche es común sentarse en la vereda a tomar una cerveza, si es de alguna marca local mejor, y ver la gente pasar. 

Hay una calle que de noche se llena de gente y bares, donde es común ver cientos de personas sentadas en esos banquitos que parecen de jardín de infantes tomando cerveza y cocinándose su propia comida en una especie de mini parrilla. 

Otra de las delicias que tiene el país es su café. Según Maru es el mejor café del mundo que haya probado y te das cuenta de la calidad y la variedad del mismo al ver la cantidad de distintas variedades que podés encontrar en cualquier local. 

 Uno de los puntos más turísticos de la ciudad o EL PUNTO turístico es ir a conocer y entrar al mausoleo de Ho Chi Minh. Impactante por la cantidad de personas que lo van a visitar a diario y por la cantidad de seguridad que tiene alrededor. Nosotros llegamos temprano al mausoleo y ya teníamos una fila enorme, pero con el correr del tiempo finalmente se hizo no tan larga. Habremos tardado en total unas 2 horas o menos desde que llegamos hasta que nos fuimos. Lo bueno que tiene este sistema es que no te permiten quedarte dentro del mausoleo, sino que la fila está en un constante caminar por lo que si la fila es larga al principio no te hagas problema que siempre avanza. Si llegas a ir en un horario cercano al mediodía te aconsejo llevar agua ya que la temperatura siempre está por las nubes. 

 

La verdad que Hanoi ha sido una buena puerta de entrada a Vietnam. 

¡JUNTA MILLAS!
Sumate a las novedades viajeras por mail

Deja un comentario