1/2 dia de tour en Mui ne

Si te digo que en Vietnam podés encontrar un desierto que te hace pensar que te caíste de la cama y te llevaron sin saber a un país árabe, me lo vas a creer? 

Bueno en Mui ne, estás lo más cercano a vivir ese tipo de experiencia. 

 Llegamos desde Nha Trang cerca del mediodía. Los buses te dejan en lo que vendría a ser la calle principal del pueblo. Es una típica calle principal, donde a lo largo de sus más de 20 cuadras de largo, vas a encontrar todo lo que necesites vos y los cientos de turistas que llegan por día. Lugares para comer, hoteles de todas las categorías, mercados. 

Como en casi todas las ciudades a las que llegamos, una vez que dimos un paso fuera del bus, montón de personas se nos acercaron para ofrecernos lugar donde dormir. 

Como sabíamos que nos íbamos a quedar tan solo 1 noche, decidimos quedarnos lo más cerca posible de la parada del bus, así no teníamos que andar con las mochilas en la espalda mucho tiempo. 

Encontramos un lindo hotel a un par de cuadras de la estación de bus y nos dio tiempo para recorrer el lugar toda la tarde. 

Para hacerlo existen distintas alternativas. 

La que la mayoría hace y para mí la más peligrosa, es alquilar una moto y salir a recorrer los alrededores. 

Después de haber visto como manejan en todo el país y la cantidad de motos que hay en la calle, declinamos esta opción por completo, además necesitabas wifi para usar el gps para ubicarte y alquilar cascos para manejar. 

La opción que elegimos fue la de hacer 1/2 día de tour saliendo y llegando del hotel donde estábamos quedándonos. 

Nos pareció la mejor alternativa así no teníamos la preocupación de ir buscando la manera de llegar a los distintos lugares por el poco tiempo que teníamos, y no jugarnos la vida en una motito. 

Hicimos un tour con otras 6 personas más o menos, por lo que estuvo bien para manejar los horarios, ya que si éramos un grupo más grande iba a ser una pérdida de tiempo y más difícil la coordinación.  


La primera parada que hicimos cercana al centro de la ciudad fue ir a una especie de arroyo que esta entre medio de unos acantilados de piedra roja muy muy lindos. 

No es para nada peligroso, nosotros lo hicimos caminando en ojotas y algunas partes en la que veíamos que nos podíamos llegar a resbalar mejor lo hicimos descalzos. 

Se puede caminar y escalar un par de riscos para llegar a la parte más alta y tener unas fotos muy lindas con los colores tan particulares de fondo. 

 

Después de estar un rato, nos volvimos a subir a un jeap y anduvimos casi 30 minutos hasta llegar a la aldea de pescadores del pueblo en la segunda parte del tour. 

La verdad fue la parte que menos me gusto del lugar. 

Bueno creo que a todos los que compartimos el tour porque decidimos irnos antes del tiempo que teníamos estipulado. Si estuvimos como mucho 15 minutos en el lugar fue mucho. Lo único que rescato fue ver la particular embarcación que usan para pescar los locales.  

La tercera parada y a donde más queríamos ir, fue la visita a las dunas blancas del Mui ne. 


A medida que nos íbamos acercando al lugar, notábamos como la fuerza del viento iba metiéndose dentro de las rutas y los médanos iban ganando terreno. 

Llegamos a una especie de estacionamiento donde nos iban a dejar y al rato nos íbamos a encontrar. 

Acá también había distintas alternativas para disfrutar del lugar. 

Se podía ir caminando como hicimos nosotros, se podían alquilar cuatriciclos, o también se podía subir a unas camionetas 4×4 para hacer una visita un poco más extrema. 

Había que tener cuidado porque de la nada aparecían los cuatriciclos y las camionetas, porque era un poco peligroso el caminar, siempre y cuando no te fueras del resto de la gente. 

Por suerte y después de caminar un rato por la arena, llegamos a lo más alto de un médano y vimos lo que queríamos. El desierto de Vietnam. Mirábamos para los 4 lados y lo único que se podía ver era arena más arena más arena, arena por todos lados. 

Había tanto viento, que lo de arena más arena fue literal, ya que después cuando llegamos al hotel, nos dimos cuenta que teníamos arena hasta dentro del cuerpo. 

Creo que faltaban los camellos para hacer por completo la experiencia de hacerte sentir que estábamos en el desierto de Vietnam. 

 La vuelta al estacionamiento donde teníamos que encontrarnos se nos complicó un poco, por lo que podemos decir que estuvimos perdidos en el desierto un par de minutos, pero por suerte nada paso y llegamos sanos y salvos. 

La última parada fue ir a visitar otras dunas, pero en este caso eran de color rojo y estaban más cerca de la ciudad. 

Igual de lindas que las anteriores, pero con la particularidad, que al estar más cercanas a la ciudad estaban llenas de gente. 

Los chicos usaban un plástico para ponérselo en la cola y tirarse desde lo más alto, como si estuvieran haciendo una carrera de culi patín en la nieve (Soy campeón de eso). 

  El precio que pagamos por hacer este tour de medio día fue de unos 6 dólares. 

Esa misma noche, cenamos en un restaurante justo en el frente del hotel, dormimos y a la mañana siguiente temprano, nos subimos a nuestro último bus en Vietnam para llegar a Saigon o Ho Chi Minh City. 

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

Deja un comentario