Milla 88 – El frio que pasamos en Osaka


Castillo 9

Después de un día en Tokio, llegamos a Osaka en una nave espacial.


Bueno en realidad en un súper bus que habíamos reservado desde Tokio. Tenía esta especie de casco de Daft Punk para poder dormir sin que entre una gota de luz y cargadores USB para ir aprovechando el trayecto que dura unas 8 horas. De paso nos ahorramos una noche de hostel a la ida y otra a la vuelta.

Micro a Osaka
La primera impresión que nos dio la ciudad además del frío que se metía hasta los huesos es que no tenía nada que ver con Tokio. Un ritmo mucho más lento, más pausado, más del “interior” como podría ser una ciudad-pueblo.

Lo que nos costó llegar al hostel!!!! Primero nos tomamos un tren equivocado y menos mal que nos dimos cuenta porque era uno de esos que no hace paradas en todas las estaciones, nos bajamos en una estación intermedia y esperamos unos minutos que llegue el tren que hace todo el recorrido parando en todas.

Ya el nombre del hostel era muy gracioso. “Tomato guesthouse” (La casa de invitados de Tomate) sí que fuiste difícil de encontrar!!!! . Cuando hicimos la reserva en las indicaciones nos decía que teníamos que caminar por una especie de costanera bordeando el río y mirando para abajo íbamos a ver un cartel gigante y luminoso. Nada de esto fue lo que paso. Estuvimos más de 1 hora, cansados, con frío, con hambre, dando vueltas por la manzana donde tenía que estar el hostel pero no teníamos ni noticias de él.

Osaka de Noche 1
No me acuerdo si Nico o yo, le preguntamos a una señora por el hostel y cuando le dijimos la palabra clave TOMATO, nos hizo cara de SI SI ya se dónde quieren ir. Lo encontramos al final desde lo alto de la costanera pero los muy ….. tenían pagada una hoja blanca A4 con el nombre. COMO TE PODES DAR CUENTA QUE AHÍ HAY UN HOSTEL SI LLEGAS DE NOCHE.

Ese primer día mucho no hicimos más que descansar un rato y cerca del mediodía ya nos fuimos para el estadio que a la noche era el partido semi-final.

AL otro día con la alegría de haber ganado, nos levantamos con 2 grados. No había ropa que nos alcanzara para abrigarnos pero así y todo salimos a recorrer la ciudad.

Volvimos a manejarnos con el tren y subte sin problemas. Siempre mirando algún mapa que te da en las estaciones o en alguna casa de turismo.

Caminamos muchísimo desde la mañana temprano hasta casi la noche.

Bajamos en una calle que se llama Tenjinbashisuji donde hay un mercado debajo de un techo que tiene un largo de 2,6 kilómetros. Es increíble como cada vez que llega el turno de cruzar la calle desparece y cuando llega la línea de los negocios se vuelve a formar el techo.

Centro de osaka 2 Centro de osaka 3 Centro de Osaka Mc donalds
Acá al igual que en Tokio están todas las marcas que se te ocurran y no tiene locales chiquitos, sino que parecen mansiones.

Dotonbori es el punto de las selfies en Osaka. Este puente que une dos calles es el escenario ideal para sacarse todas las fotos que uno quiera dentro de esta zona de la ciudad y casi todas las fotos van a tener de fondo la imagen del atleta corriendo al costado del río cruzando la meta. Cosa de Japoneses jajaja. Obviamente para no ser menos que el resto tengo mis fotos acá haciendo la típica pose.

Glico 2 Glico 3

DCIM100GOPRO

Glico
En un momento nos estábamos muriendo de hambre y no sabíamos que comer. Entramos a un lugar que vende hamburguesas pero al no encontrar nada normal (?) decidimos seguir caminando y esperar, hasta que un milagro cayó del cielo. No lo podíamos creer, encontramos un lindo restaurant en el que pensábamos que nos iban a arrancar la cabeza con los precios pero que no fue así. Y el milagro en si se debe a que había una súper promoción de PIZZA!!!!

Sin mentir creo que fue la mejor pizza que había comido en todo el tiempo viajando por Australia y Malasia. Hasta podría decir que si era hecha en alguna pizzería de Buenos Aires pasaba como la mejor. Una grande de 4 quesos acompañada de una gaseosa unos 500 yenes. Maso menos unos 4,5 dólares.

Centro de osaka 4 Centro de osaka 5 Mercado 1
Ya contentos teníamos un objetivo que se nos estaba haciendo difícil. Encontrar el mercado callejero de Kuromon es mundialmente conocido por la venta de productos frescos.

Dimos varias vueltas pasando por la puerta y no nos habíamos dado cuenta que ahí estábamos.

En el mercado nos encontramos con cosas muy raras para nosotros. Vimos unas frutillas blancas.

Yo particularmente no me animaría a probarlas.

Mercado 2 Mercado 3
Pero lo que más nos llamó la atención fue la venta y en cantidad de carne de Buey de Kobe. Dicen que es la carne más rica de todo el mundo, por como están alimentados los animales y además por la historia que sigue aun en día entorno a esta. Vimos precios que no lo podíamos creer. Los 100 gramos de la carne unos 500 pesos argentinos. Una cosa de locos pero que rica que sería para un asado!!!!

Caminando por el mercado en uno de los puestos vimos que había mucha gente alrededor y nos paramos a ver que era. Resulta que había clientes sentados comiendo esta carne PERO CRUDA!!!!!

Uno de ellos la estaba disfrutando como el mejor pero el otro la está padeciendo al punto que se tuvo que dar vuelta y escupir la carne al piso. Un desperdicio de yenes y de comida jajaja.

Templo 2 Templo 5

DCIM100GOPRO

Otra cosa que nos llamó la atención es como conviven el pasado con el presente y el futuro en un mismo lado. Caminando por una gran avenida de un lado te podes encontrar unos edificios gigantes re lindos y cruzando la calle un cementerio. Parece por lo que pudimos deducir nosotros que estos cementerios son por familia. Ya que en la entrada había un arco con unos nombres y dentro de el unas pocas tumbas.

DCIM100GOPRO

Templo 3
No nos podíamos ir de Osaka sin conocer su castillo más importante.

El castillo Ōsaka-jō’ es uno de los más importantes del país y está ubicado dentro de un inmenso parque cercano al centro de la ciudad. Pero cuando digo grande es gigante.

DCIM100GOPRO

Castillo 11 Castillo 10

DCIM100GOPRO

Castillo 1
Casi nada queda del castillo original ya que fue demolido por las guerras de unificación durante varios siglos. El actual es una reproducción del mismo. Nosotros no solo lo miramos de afuera sino que también subimos los 8 pisos que tiene para conocer un poco más de su historia tan importante.

La entrada cuesta unos 600 yenes que son unos 5 dólares americanos. La verdad que vale la pena pagarlos. Dentro del mismo pude comprar unas postales de la ciudad y como dato histórico, uno puede ponerle el sello de la familia “dueña” del castillo así le da un marco histórico aun mejor.

Castillo 8 Castillo 7 Castillo 6

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

Más allá del frío que hizo en Osaka esos 3 días que estuvimos la ciudad nos encantó y seguro que voy a volver pero con las temperaturas un poco más altas.

Eso sí que el negocio de la pizza no cierre que se le arma lío jajajaja.

¡JUNTA MILLAS!
Sumate a las novedades viajeras por mail

Deja un comentario