Milla 83 – Monos, Chanchos y mas Monos en Bako National Park


Atardecer 2

Un día nos despertamos y llegamos al Bako National Park.

A una hora en colectivo desde la ciudad de Kuching y unos treinta minutos de lancha está el parque nacional de Bako.

Decidimos quedarnos dos días y una noche, pero existen diferentes tipos de viajes. Mucha gente va y viene en el día, y otros los más fanáticos deciden quedarse varios días recorriéndolo. Para poder tener un lugar dentro del parque para quedarse a dormir hay que hacer una reserva en la oficina de parques nacionales en la ciudad de Kuching.

Atardecer en Bako Bako Mar
Llegamos al parque y por culpa de la marea baja nos tuvimos que bajar en pleno mar del sur de china y caminar unos metros metidos en el agua para llegar a la tierra. Por suerte el agua estaba calentita y no nos llegaba mas arriba de los tobillos así que no fue un gran problema esto.

Después de registrarnos y dejar las mochilas en el dormitorio, salimos a disfrutar del lugar.

Cartel de Bako
Vimos que existen muchísimos senderos para hacer trekking. Desde unos muy “fáciles” de treinta minutos alrededor de las construcciones hasta los más “difíciles” de más de ocho horas atravesando toda la isla.

Caminando en Bako Palmeras en Bako Pasarela en Bako Raices en Bako
Nosotros en total hicimos 4 trekkings. Dos de los más largos de 3 horas cada uno en el que nos sentíamos por momentos Indiana Jones caminando por el medio de la selva, saltando entre las piedras, caminando por encima de raíces de árboles gigantes y por momentos en el más puro de los silencios, solamente escuchando el sonido de los pájaros y esperando encontrar a los monos narigudos (una especie de monos que solamente se pueden ver en la isla de Borneo).

Parecía que no se terminaba mas el camino, pero a  la mitad, justo en el momento en que empezábamos a volver, encontrábamos lo que estábamos buscando. A lo lejos, se podía ver una playa completamente solitaria e inmensa. Todo esto lo podíamos ver desde la parte más alta del camino que desembocaba en un altísimo acantilado.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

Mirador en Bako Playa solitaria en Bako
Después de tirarnos un buen rato para descansar, tomar agua, recuperar energías y sacar fotos, uno de los guardaparques del lugar que estaba ahí cuidando nos dijo que si bajábamos por una escalera que estaba media escondida, podíamos ir a la playa pero que no nos podíamos meter al agua ya que unos minutos antes se había visto unos cocodrilos y, por nuestra seguridad, si queríamos seguir vivos mejor que no lo hiciéramos. Bajamos y pudimos disfrutar de la playa para nosotros solos, pero siempre con un ojo atento a no tener la visita de los cocodrilos.

Bandera en la playa Costa de la playa en Bako Maru saltando 1 Maru saltando 2
Para poder ver a los monos a pleno nos habían dicho que el mejor horario era levantarse a eso de las cinco y media de la mañana para salir a caminar y verlos. Eso fue lo que hicimos el día siguiente.

El camino era una pasarela que iba costeando la playa y el mar. Después de unos ruidos, levantamos las cabezas y ahí estaban los monos narigudos saltando de rama en rama mirándonos desde lo alto de la copa de los árboles. Me imagino que estaban pensando “que están haciendo estos levantados tan temprano??”.

Mono en Bako

Volviendo por el mismo camino, sufrimos el piquete de una familia de monos que estaban jugando por donde nosotros teníamos que pasar caminando. No sabíamos si seguir o esperar a que se fueran para que no se sintieran amenazados y nos puedan morder o que pase algo. Asi fue que estuvimos como diez minutos esperando que los monitos se dignen a seguir jugando en otro lado y nosotros poder seguir nuestro camino.

Casi al final y caminando por la playa, nos encontramos con unos chanchos salvajes. Estos chanchos viven en la playa y se la pasan buscando comida. Tienen una trompa que me hace acordar a la de los osos hormigueros.

Playa en Bako desde abajo Vista desde arriba en Bako
Fuimos con la idea de pasar unos días desconectados, rodeados de monos, chanchos, naturaleza y nos volvimos con una sonrisa enorme por haberlo conseguido.

DCIM100GOPRO

¡JUNTA MILLAS!
Sumate a las novedades viajeras por mail

One Comment:

  1. Pingback: Parque Nacional Bako, la gran selva de Borneo | Bitácora Viajera

Deja un comentario