Milla 78 – Kuala Lumpur y nuestra vuelta al mundo.


Por qué Kuala Lumpur?

DSC_0166Decidimos arrancar nuestra vuelta al mundo por una de las ciudades que más queremos y conocemos.

Kuala Lumpur es mucho más que las mundialmente conocidas torres petronas. Muchas personas vienen exclusivamente a la ciudad para sacarse la típica foto con las torres de fondo y se van. Pasan el día, la miran, la recorren, a lo sumo duermen una noche y chau se fueron. Pero para nosotros tiene ese plus que buscamos cuando estamos viajando que hace que la elijamos y nos tenga atrapados por un largo tiempo.

DSC_0018 DSC_0045 DSC_0183Si tenemos en cuenta las distancias y los planes de viaje, la ciudad es un punto clave para recorrer el sur del sudeste asiático. Desde acá salen la mayoría de los vuelos de las aerolíneas low cost (la más popular que te lleva volando por Asia) tiene su propio aeropuerto que te conecta con distintos lugares a un precio mucho mas barato que desde otros lados.

Los primeros días que estuvimos, los tomamos como de aclimatación a las temperaturas, al estar pisando suelo de Asia nuevamente, a que la ciudad nos meta dentro de su ritmo de vida y nosotros poco a poco ir formando parte de ella no como turistas, sino como uno más.

Así fue que empezamos a levantarnos temprano para no sufrir el calor que empieza a pegar y fuerte desde temprano. Incorporamos la comida asiática desde un primer momento. Los fried noodles y el fried rice empezaron a formar parte de nuestros almuerzos y cenas. A medida que fueron pasaron los días y las comidas, empezamos a informarnos un poco más de los diferentes tipos de fideos y arroces que hay. Ya probamos un montón!!!!

IMG_20151011_132558_350 DSC_0149Nos pasamos horas y horas caminando por la ciudad recorriendo esos barrios que ya habíamos visto en nuestros viajes anteriores, volviendo a ver esos lugares que tan lindos recuerdos nos traen pero ahora de otra manera ya que lo hacemos juntos.

Cuando el calor ya nos está por ganar, nosotros le doblamos la mano y le ganamos metiéndonos en alguno de los cientos de shoppings center de la ciudad. Es increíble que haya tanta cantidad de shoppings. Algunos están prácticamente vacíos, otros excesivamente llenos con las grandes marcas. Pero no es que vayamos a dejar en 0 la tarjeta, nada de eso, la razón para meternos en los shoppings en disfrutar del aire acondicionado y estar un poco frescos. Paseamos un poco, nos miramos cuando vemos la cantidad de plata que la gente puede pagar por un reloj, por un par de zapatos, por una cartera. Con eso mismo nosotros podríamos viajar meses y meses. Cuando volvemos a poner un pie en la vereda todo el frio que teníamos se nos fue y empezamos a transpirar de nuevo.

Después de este periodo de aclimatación, nos mudamos de barrio para internarnos en el centro de ChinaTown.

DSC_0156 DSC_0153

Estuvimos varios días como uno más. La gente nos saludaba mientras pasábamos caminando, siempre las mismas caras a la misma hora. Eso sí, por más que nos dijeran millones de veces si queríamos comprar algo y nuestra respuesta todas las veces haya sido “NO Thank you”, ellos lo vuelven a preguntar por las dudas.

Me puse bastante, por no decir muy, contento con la cantidad de camisetas de Argentina que vi por la calle. Siempre que nos preguntan de dónde somos, el primer tema que sale para conversar es el futbol. Conocen muchísimo, y no solo a Maradona ni a Messi, también Di María, Agüero, Lavezzi.

Desde la ventana del hostel podíamos escuchar a los trabajadores intentando llenar los colectivos para que salgan lo más rápido y llenos posible. El grito de “Klang Klang Klang” nos va a quedar grabado en la cabeza toda la vida.

DSC_0062

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

Seguimos probando diferentes platos, buscando distintas opciones, tanto comidas chinas como ahora también comidas indias. Poco a poco sin querer, descubrimos nuestro amor y enamoramiento por el roti indio. Eso sí, siempre encontrábamos un puestito más barato que otro, pero la calidad de la comida nunca bajaba. De postre teníamos nuestros, ya a esta altura famosos heladitos de 1,50 MR (conitos de chocolate con maní) o sino la opción más fresca por 1,10 MR (helado de agua sabor lima con crema adentro).

Paseamos por las mezquitas de la ciudad, por la nacional que es la mas grande del pais y justo en el momento en que la visitábamos se estaba celebrando un casamiento, muy buena onda los novios que se sumaron a nuestra foto jajaja y un poco mas alejados del centro de Kuala Lumpur por la mezquita Azul. Una belleza !!!!

DSC_0055

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

DSC_0050 DSC_0049 DSC_0048 DSC_0036 DSC_0038
Una mañana nos tomamos el tren y nos fuimos a enfrentar a los monos !!!!
En realidad Maru quería conocer las Batu Caves, unas cuevas que están a unos 20 minutos de Kuala Lumpur. Para llegar a las cuevas hay que subir como 400 escalones pero esto no es lo complicado, sino que es enfrentar a la enorme cantidad de monos que están esperándonos en las escalones. Vimos como los animalitos de dios, por querer comer, les mostraron los dientes a un par de personas que estaban cerca con comida y como se robaban la leche de uno de los puestitos. Todos muy lindos desde lejos pero de cerca, el miedo que dan no tiene palabras.

DSC_0120 DSC_0111 DSC_0101 DSC_0096 DSC_0089 DSC_0084 DSC_0083 DSC_0073 DSC_0062

Este viaje está empezando muy diferente a los anteriores, porque no tiene una fecha de vuelta. Nos tomamos el tiempo que consideramos necesario o hasta el momento en que podemos decir basta, ya nos cansamos de estar acá y nos vamos para otro lado. Hay días que si lo dedicamos a sacar fotos, a pasear, caminarnos toda la ciudad, pero hay otros días que solo queremos estar tirados en la cama mirando alguna película o serie, salir a comer y nada más. A mí me cuesta un poco este manera de viajar pero poco a poco con el paso de los días va mejorando, 🙂

Con Maru no dejamos de sorprendernos en ningún momento, nos perdimos en la ciudad, usamos mapas pero los usamos al revés, nos tomamos colectivos, trenes, pero siempre con la alegría que lleva saber que estamos haciendo lo que queríamos desde nuestra primera charla por facebook allá por el año 2012.

En total estuvimos 11 noches en Kuala Lumpur, sabemos que vamos a volver más de una vez en este viaje por Asia, así que no es un chau sino hasta dentro de un tiempito.

PD: Para conocer un poco mas de la ciudad les dejo los links de los post que escribí en el primer viaje con un par de datos específicos de la ciudad y una mirada diferente a la de ahora.

http://juntando-millas.com.ar/milla-16-hasta-el-infinito-y-mas-alla/
http://juntando-millas.com.ar/milla-15-kl-el-lujo-es-vulgaridad-dijo-y-me-conquisto/
http://juntando-millas.com.ar/milla-14-batu-caves-y-el-miedo-a-los-monos/
http://juntando-millas.com.ar/milla-13-kuala-lumpur-y-sus-barrios/

¡JUNTA MILLAS!
Sumate a las novedades viajeras por mail

One Comment:

  1. Pingback: Milla 79 – Seremban, nuestro mejor secreto. | Juntando Millas

Deja un comentario