Milla 67 – Brisbane, volviendo a la civilización.

1
Nunca pensé que iba a estar tan contento de poder volver a ver un semáforo en mi vida, pero creo con esta frase se puede resumir como nos sentimos con Maru al volver a una ciudad después de tanto tiempo.

Después de la experiencia que tuvimos en la roadhouse en Derby, de habernos tomado 2 semanas de vacaciones en Broome, teníamos planeado un viaje a la otra punta de Australia (la costa este) y Brisbane iba a ser nuestro punto de partida.

Desde Broome nos tomamos un vuelo en el que hicimos escala en Darwin, allí estuvimos en su mínimo aeropuerto por unas 7 horas, y a eso de las 6 de la mañana aterrizamos en Brisbane.

Uno de los motivos para viajar a esta ciudad fue el poder reencontrarnos con nuestra amiga Carla  que había comenzado su viaje hacia unas semanas en tierras de canguros.

2 3
En Brisbane por primera vez tuve la chance de poder hacer Couchsurfing (o una especie de couchsurfing, ya que luego de los 2 días había que “alquilar la habitación” a la dueña de casa). Fue una linda experiencia, algo nuevo, la cual me dejo una serie de pensamientos y pautas a tener en cuenta para el futuro al momento de poder elegir la persona que nos brinde el alojamiento. Algo que ya les contaré más adelante. Estuvimos compartiendo la casa con chicos de Italia y una chica Francesa.

4
Una de las noches nos tocó cocinar e hicimos empanadas. Por suerte para nosotros a ellos no les gustaron tanto como esperaban así que los días siguientes, para nuestra alegría, tuvimos empanadas de almuerzo.

6 7
Al estar ubicados bastantes lejos de la zona céntrica de la ciudad, todos los días teníamos que viajar en ferry, ir caminando, o tomar el colectivo. Para estos tuvimos que comprar una tarjeta y cargarle crédito. Lo bueno de la tarjeta es que una vez que te vas de la ciudad si queres la podes entregar en la estaciones de trenes y te devuelven el costo que tiene el comprarla (se llama GO CARD y sale unos 10 dólares). Siempre se tiene que hacer Check In y Check Out en el transporte porque es la manera en la que se te va a cobrar el monto correspondiente al viaje, porque sino lo haces, la próxima vez se te va a cargar como el trayecto más largo y caro que exista. Si estas preparando tu viaje a Brisbane, tene en cuenta este dato si no queres pagar de mas.

8
La ciudad en si no es tan grande como parece. Su peatonal serian unas 8 cuadras de largo con alguna que otra calle en los costados también con negocios para ir a conocer o perder el tiempo cuando no hay nada mejor que hacer.

Uno de los primeros días nos encontramos con un mercado callejero de comida. LA ALEGRIA QUE TENIAMOS!!!! No sabíamos que elegir. Había comida para todos los gustos y sabores. Italiana, Española, Asiática. Finalmente y después de una pelea cabeza a cabeza nos comimos una paella que estaba buenísima!

9
Otro día, aprovechamos que el tiempo estaba lindo y hacia calorcito y nos fuimos al Roma Parklands, uno de los parques más importantes de Brisbane. Apurados por llegar a tiempo a la visita guiada que empezaba a eso de las 11 de la mañana, llegamos, nos anotamos y después de esperar unos minutos nos dimos cuenta de que seriamos el “tour” sería solo para nosotros y que la señora que lo daba estaba muy entusiasmada por contar de que parte del mundo eran las plantas que estábamos viendo. Entre nosotros, para mi eran todas iguales. Creo que el paseo valió la pena solo por el hecho de haber pasado varias veces por debajo de tela-arañas gigantes que estaban llenas de arañas que parecían elefantes más que arañas.

10 11 14 13 12 15
Otra noche, quisimos ir a ver qué tan linda es la ciudad de noche. Nos tomamos el ferry que navega por el Brisbane River y después de unos 25 minutos empezaron a verse a lo lejos las primeras luces de los edificios.

16 17 18 19 20
El último día que estuvimos en la ciudad fue un domingo y fue el momento que estábamos esperando hacía semanas. Ese día seria el 1er encuentro internacional de La Comunidad Viajera.
Alrededor la 1 de la tarde nos instalamos con nuestras lonas para la arena, la bandera de Argentina en la “playa” de SouthBank uno de los barrios más lindos de la ciudad en que funciona una serie de piletas públicas con playas artificiales. Fue la primera vez en mi vida que vi algo así, me llamo la atención pero me encanto.

26 27

Poco a poco fue llegando la gente y después de unas horas éramos alrededor de 30 viajeros charlando, ayudándonos, dándonos consejos y hasta contactos de trabajo. Nos fuimos orgullosos de lo que podíamos generar y con ganas que sea el primero de muchos más.

Nos dimos otro de los gustos que teníamos pendiente desde que llegamos a Australia que fue comer un helado como los de Argentina. Así que en la primera heladería decente que vimos ni lo dudamos y nos fuimos corriendo a ver los gustos que había. No encontramos nuestro dulce de leche pero sí que estaban buenos esos helados!!!

Otro dato importantísimo casi como respirar, HAY WIFI GRATIS EN CASI TODOS LADOS. Si si aunque parezca increíble estamos en Australia y el wifi funciona bien.
Además de encontrar señal dentro de los locales de comidas rápida, existen una especie de teléfonos públicos que en el techo tienen el logo de Wifi y da el servicio gratuito por 30 minutos en que se desconecta pero te podes volver a conectar y listo. Problema solucionado.

21 22 23 24 25
No paramos ni un día desde que llegamos a Brisbane. Creo que por la necesidad de sentirnos dentro de una ciudad de nuevo no estuvimos ni una hora sin hacer nada.

Siempre de acá para allá sin parar.

Nos sirvió para empezar nuestra aventura por el este de Australia y volvernos a sentir gente de ciudad por unos días.

Arrancamos para el norte y no nos para nadie !!!

Opt In Image
¡JUNTA MILLAS CONMIGO!
Ingresá tu mail y recibí todas las actualizaciones

- ¡Acompañame durante el viaje por Australia!

- ¡No te pierdas nada y enterate de las novedades al instante!

2 Comments:

  1. Que lindos relatos en esos hermosos lugares que han visitado. Cuanto aprendizaje de cada día, los felicito chicos , los quiero mucho y tambien los extrañamos, pero sigan conociendo y disfrutando, quedamos a espera de mas cmentarios, besitos

  2. Pingback: Cinco días en Brisbane (o volviendo a la vida de ciudad) | Bitácora Viajera

Deja un comentario